Ante la mediatización de una serie de conflictos que tienen como trasfondo la operativización del  Plan de Promoción y Fomento de Contenidos Audiovisuales Digitales, puesto en marcha por el anterior gobierno nacional,  la Asociación de Productores Audiovisuales de Córdoba se ve en la obligación de brindar información y fijar postura en relación a una política cultural de la que han participado la gran mayoría de sus asociados (así como otros tantos productores que no pertenecen a este espacio) y que lo seguirán haciendo en las formas que adopten las políticas dirigidas al sector por la actual gestión.

Los concursos desarrollados hasta finales del año pasado, fueron una propuesta integral de incentivo cultural e industrial, de la que intervinieron no sólo artistas y figuras destacadas de la industria y la cultura a nivel nacional, sino una innumerable cantidad de pequeños y medianos realizadores y productores de todo el país.

La evaluación sobre utilidad, forma de implementación, y resultados de esas políticas cabe por cuenta personal de los comunicadores, productores, funcionarios y actores sociales que las realizan en los medios de comunicación por estos días y que dejan visualizar otros intereses políticos que poco aportan a nuestro sector y actividad.

La divulgación mediática de argumentos falaces (cuando no erróneos en relación a ese Plan Operativo); el profundo desconocimiento sobre el funcionamiento del mismo  que ha redundado en generalizaciones y reduccionismos que observamos delicados para con la valoración del sector audiovisual en tanto sector cultural e industrial, además de injustos para con la gran mayoría de pequeños y medianos productores; hacen necesario difundir información detallada sobre los concursos, procedimientos y resultados, para no caer en procesos de deslegitimación sobre el colectivo audiovisual en su conjunto:

1) CONCURSO: la inmensa mayoría de las producciones del plan de fomento nacional y la totalidad de las realizadas en Córdoba, han sido adjudicadas por concurso, abierto y nacional, participando numerosa cantidad de productoras pequeñas y medianas de todo el país.

2) FONDOS Y RENDICIONES: Los ganadores de los concursos, percibieron los montos económicos detallados del presupuesto presentado para la realización de una producción audiovisual de acuerdo a un vínculo legal establecido entre el contratista (Universidad Nacional de San Martín o INCAA) con el productor presentante.

La persona física o jurídica adjudicataria de las cuotas (es decir, el ganador de cada concurso) debió RENDIR CUENTAS de su utilización efectiva en la realización de la propuesta audiovisual, presentando comprobantes del 100% de los gastos, pagos de sueldos, aportes patronales y sindicales, ART, seguros, y contribuciones por derechos de autor, entre otros rubros, siguiendo un riguroso sistema de rendiciones. Fue obligatorio el visado de las mismas por parte de un profesional Contador avalado por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas. Lo mismo para con el pago de haberes al personal técnico contratado, cuyas planillas de sueldo son revisadas por los sindicatos correspondientes, lo que otorga transparencia y debida justificación a la utilización de fondos públicos destinados al fomento de la cultura y del empleo en el sector cultural – audiovisual.

3) MONTOS ECONÓMICOS: Los montos a otorgar para cada tipo de serie o programa fueron concursados, FIJOS y con un TOPE MÁXIMO establecido en las bases de cada concurso, según la categoría (ficción, documental, animación; series o unitarios).

El valor de los montos surgieron de una ecuación presupuestaria en la que el productor presentante debió tomar como referencia obligatoria mínima las escalas salariales que cada sindicato (ACTORES, SATSAID, personal de seguridad, etc) fijados en paritarias libres, ajenas a la influencia de los productores participantes de los concursos y resultantes del propio funcionamiento del marco laboral vigente.

4) PERSONAL y FACTURACIÓN:  Los productores responsables de cada propuesta ganadora, su equipo técnico y de producción, en algunos casos han realizado diferentes tareas y ejercido diferentes roles (producción y dirección, o actriz y montajista, por ejemplo). Este desdoblamiento es inherente a la actividad cinematográfica y audiovisual, lo que no debe ser interpretado en ningún caso como una DOBLE FACTURACIÓN.

  • Los trabajadores que participan en cada una de estas producciones NO SON TRABAJADORES DEL ESTADO, sino que los sueldos de todo el equipo técnico y realizativo, así como todos los gastos de producción de los contenidos, corren a cargo y responsabilidad del productor presentante como contratista.
  • BACUA: Las producciones finalizadas fueron entregadas al BACUA, Banco Nacional de Contenidos Audiovisuales. El mismo es gratuito, de acceso universal y libre, y desde el que cualquier usuario individual, así como canales públicos o privados, pueden acceder a ellas sin costo alguno.
  • Cabe destacar -asimismo- que la casi totalidad de series producidas en estos últimos años en Córdoba bajo el formato TDA, tuvieron pantalla en los canales abiertos de la provincia, y en algunos casos en la pantalla nacional a través de canales abiertos y de cable. Algunos formatos y series fueron incluso vendidos al exterior, a través de la participación de productores locales en mercados y ferias internacionales, muchas de ellas de las que hemos dado cuenta en nuestros canales de comunicación.

DEUDA: Producto de la disolución del Ministerio de Planificación Federal, Infraestructura y Servicios Públicos a partir de la actual gestión de gobierno a nivel nacional y la instrumentación de los recursos económicos que tuvo la Universidad Nacional San Martín, se adeudan a la fecha las últimas cuotas de más de 5 series de ficción y documental producidas en ese marco y terminadas para su estreno y emisión.

El perjuicio económico que provoca a los productores presentantes (seleccionados por concurso) desalientan el desarrollo del sector audiovisual local y nacional.

En este marco desde APAC nos encontramos desarrollando una serie de acciones legales para saldar esta deuda que mantiene UNSAM – SISTEMA DE MEDIOS PÚBLICOS con los productores. Más información: AQUI

—-

APAC como organización política sectorial, apartidaria y sin fines de lucro, formada principalmente por productores independientes y organizada para promover el desarrollo industrial y cultural de la actividad audiovisual apela a que los comunicadores puedan informar con datos concretos sin realizar generalizaciones, siguiendo un contrato ético con su profesión en el manejo de la información, que permita distinguir entre hechos puntales y los verdaderos objetivos e implicancias positivas que tienen las políticas culturales, por las que como sector trabajamos para su institución y desarrollo genuino.

Córdoba, 2 de julio de 2016